Dócima XLI

LA SECTA DE LOS VEGANOS

Ella es vegana, vegana
que sufre por los gatitos;
¡de esos niños chiquititos
que mata la mano humana
no se siente tan cercana!
Pues no los tiene en su lista
esta sabia animalista,
que aunque su rabia sea el hambre
que no ha saciado el fiambre
no es una humana humanista.

Y cuando a vegano llegas,
¡la carne queda en Las Vegas!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XL

LA DUDA DE BUDA

Adán estaba desnudo
adentro del Paraíso,
porque Dios así lo quiso...
¿Y Adán lo quiso?... ¡Lo dudo!
Porque aunque quererlo pudo,
lo pudo el quererlo o no,
y es por eso que dudó,
y cualquier duda que acuda
será la duda de Buda
por más que lo dude yo.

¡Y todo el que no lo dude,
pues que coja y se desnude!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXIX

¡YA ESTÁ AQUÍ LA DÓCIMA!

¡Ya está aquí la dócima!,
dicen, y son muchas,
mas este que escuchas
fue el que halló la pócima...
¡Ya está aquí la dócima!,
exclama el merengue
del numen blandengue...
Pero en buena lid
dejen del Madrid
que en esta me vengue:

¡Tu dócima pésima
no es más que mi enésima!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXVIII

EL ORIGEN DEL MAL

Guerra es mente y corazón
en conflicto permanente,
guerra es corazón y mente
en febril separación.
Guerra sólo es negación
de tu plena integridad,
ignorar que la verdad,
como en boca ponen sus
discípulos de Jesús,
te ofrenda la libertad.

Mente y corazón en guerra
son todo el mal en la Tierra.

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXVII

LA INMACULADA SIN CESIÓN

Sin mácula y sin cesión
al pecado original
de dar a un ardid mental
motriz y delegación,
íntegro su corazón
en cada madre comparte,
y eso es luz y eso es crearte
y hacer de sí misma dos,
¡que ella es por entero Dios
y Dios el único arte!

¡Y ajena es su Paz Divina
a dogma, credo o doctrina!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXVI

¡EL DE LA PORRA, QUE CORRA!

El de la porra, que corra
detrás de los que delinquen,
se persigan y se trinquen
y vayan a la mazmorra,
y de esa forma se ahorra
la bondad del corazón,
porque no dan ese don
con el que Dios les dotara,
el error no se repara
y otra vez triunfa el Cabrón.

¡Y el que el triunfo opuesto tema
se adapta bien al Sistema!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXV

¡FIN DEL MUNDO!

Que no se termina el mundo,
que el mundo ya terminó,
y terminado empezó
otro mucho más fecundo,
más abierto, más profundo,
mas sencillo, más complejo,
que la ingenuidad del viejo
no ha dejado participio,
que es auténtico el principio
y magnífico el festejo.

¡Que el mundo sólo termina
la mente que lo imagina!

Jesús María Bustelo Acevedo