Dócima XXXII

PEREGRINOS DE COLORES

Ya nos trae la Primavera
peregrinos de colores,
que no cargan los rencores
que el pasado nos trajera
y el gentío repartiera,
buscavidas, buscador
de lo que en el interior
es su luz y es su destino...
¡Caminante, no hay camino
y el Camino es el Amor!

¡Ya está a nuestra vera, prima,
la verdad que nos anima!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXXI

DÓCIMA DEL FINO VATE CHIRIGOTERO

¡Te cabe tela en el culo!
¡Esotérico gracejo
que en jubiloso festejo
se dice sin disimulo!
Antaño, en boca de chulo,
y hoy también en quien lo plagia,
aunque no plagie la magia
-según dicen- que se siembra
y no cosecha la hembra
en prosaica verborragia.

¡Que se expresa en la homofobia
el menosprecio a tu novia!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXX

DÓCIMA DE LA VERDAD

Sí, quiéreteme, bonita,
y vive con gratitud,
que es la clave y la virtud
de la alegría infinita...
Es cosa de papafrita
ignorar la dignidad
de la eterna libertad
que concede el Creador,
Aquel que expande el Amor
que libera de verdad.

¡Que el mundo no te calibre
y la Verdad te haga libre!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXIX

¡OLESS LASS COMPARSITASS FISNASS, OSTIASS!

Del Tío de la Tiza
al Tío del Latazo,
como ha llovido un mazo,
la copla ya no hechiza;
antaño, pegadiza,
castiza y gaditana,
mas hoy manda la vana
dicción propia del norte...
¡Da igual, pasan el corte!
¡El nombre ya lo gana!

¡Borrachos doce meses
peregrinando eses!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXVIII

¡OJÚ QUÉ BOCHORNO!

La verga y el puticlú
son las musas del coplero
gracioso y dicharachero
del carnaval andalú.
Al viejo, a la juventú,
al vate de la edad media,
tales diosas les remedia
to los problemas del numen,
mientras sus hembras asumen
entre risas su tragedia.

¡Y se ríen que te cagas
cuando mientan unas bragas!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXVII

LA COMPARSA DE LOS PEREGRINOS

La comparsa de los peregrinos
caminaba para Compostela,
de Santiago siguiendo la estela,
refrescándose entre aguas y vinos,
y al final, infinitos caminos
emergieron sin finalidad
donde el Verbo que da Libertad
se conjuga en las almas gigantes
que convierten a los caminantes
en comparsa de la Eternidad.

¡Es allí donde muere Caronte
y Jesús resucita en su monte!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XXVI

DÓCIMA DE LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMÁNICA E IRACÚNDICA

Me voy a apartar del mundo
porque soy un buen cristiano,
pero al ateo marrano
y al diabólico e inmundo
hereje, como al profundo
ignorante cuyo dedo
me apunta desde otro credo,
y a la impúdica fulana
seducida por la vana
carne, diré sin miedo:

¡Os maldigo, crïaturas,
y me largo a las alturas!

Jesús María Bustelo Acevedo