Dócima XLIX

DÓCIMA DEL OBISPO DE SOLSONA (ESE QUE CORRIGE IRREVERENTEMENTE AL MISMO SANTO PADRE)

No parece muy humano
ese obispo de Solsona,
pues no es de buena persona
ni tampoco de cristiano
unirse a ese soberano
fanatismo y su patraña,
y andar sembrando cizaña
como la sembrara Judas,
mientras grita, por si hay dudas,
a Cataluña y España:

¡Que la sotana me agobia
y es mejor la xenofobia!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLVIII

DÓCIMA DEL HONORABLE LADRÓN

¿Artur Mas?... Un desatino
que, heredero de Pujol,
rematara a puerta el gol
que le cediera el cretino
que a robar al pueblo vino
y, jefe de la camorra,
se guardara allá en Andorra
el jornal del respetable
pueblo del tal honorable
que nunca irá a la mazmorra...

¡Y mientras la plata arrambla
la paz se muere en la rambla!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLVII

DÓCIMA DEL GURÚ ILUMINADO QUE RESIDE EN EL NO TIEMPO

Hola, vivo en el No-Tiempo,
y en el tiempo doy por culo,
porque soy un gurú chulo
y porque es mi pasatiempo;
no tengo más contratiempo
que aguantarte a ti, chaval,
efímero y temporal,
que vas directo a la muerte,
¡pero hoy gozas de la suerte
de ver mi luz inmortal!

¡Póstrate ante mí, cretino,
o te cojo y te ilumino!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLVI

DÓCIMA DE LA JOVEN Y SUFRIDA AMA DE CASA ESPAÑOLA COSIFICADA POR SU CURRANTE ESPOSO HETEROPATRIARCAL QUE LE TOCÓ EN UNA TÓMBOLA

¡Mi novio me cosifica!,
¡es tan rata y es tan malo
que no me da ni un regalo!,
¡ya no quiero ser su chica!
Se larga y nada me explica,
y no me saca en su coche
a pasear por la noche,
ni me da toda la pasta,
pues la mitad no me basta...
¡¿no merece esto un reproche?!

¡Y aquí estoy cosificada
en la cocina amargada!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLV

DÓCIMA DEL PENSADOR DE RODIN

¡Levanta la cabeza,
Rodín meditabundo,
y mira en lo profundo
del alma la belleza,
y toda tu tristeza
vendrá a quedar en nada,
tu duda disipada,
descorridos los velos
y abrazando los Cielos
se alzará tu mirada!

¡Y enmendarás tu boba
estampa con joroba!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLIV

DÓCIMA DE LA CARA DE LA VACA

La cara de la vaca
tu pensamiento muestra,
pues la vaca es maestra
que en tu mundo destaca,
el mismo de la traca
o el grotesco atracón
cuya liberación
es la enseñanza cumbre,
con su gran mansedumbre,
de la vaca en cuestión...

(Dejando al corazón
que la razón alumbre).

¡No tendrá mala leche
el que no la despeche!

Jesús María Bustelo Acevedo

Dócima XLIII

¿LA TIERRA ES PLANA, SELENE?

¿La Tierra es plana, Selene?
¡Tú lo tienes que saber,
que desde allá puedes ver
la forma que el mundo tiene!
Que lo sea le conviene
a la rigidez humana
y a su estéril mente plana
que de vanidad rebosa
y que al ignorarte, Diosa,
nunca ha dado en la diana.

¡Plana es la mente y la Tierra
del que venera la guerra!

Jesús María Bustelo Acevedo